Muchos aficionados no comulgan con la forma de jugar de la Universidad de Costa Rica. He escuchado expresiones que juzgan al equipo celeste como «poco atractivo» y que se olvida del espectáculo.
Podría ser que el esquema táctico de Giacone no guste a algunos pero , a pesar de que en este torneo no le han salido bien las cosas, lo cierto es que ha cosechado buenos torneos con el alma máter.
A Giacone, que es de formación morada le tocó junto a sus futbolistas darle una lección a Jeaustin Campos. Y no de fútbol pero sí de humildad.
Puede ser que los universitarios no logren ganar algún reinado o título y tengan que conformarse con buenas actuaciones o con ser » miss fotogénica», pero este fin de semana le demostraron a Campos que en el fútbol para hablar y comer pescado hay que tener mucho cuidado.
Siempre he pensado que este tipo de circunstancias que presenta el fútbol es para darle la oportunidad a sus actores de variar o repensar conductas.
Se vale ponerle «salsa» al fútbol con ciertos diálogos pero también se vale ser humilde y más reflexivo.
Pero lo que le hacés al fútbol, el mismo fútbol lo cobra. Todos seguimos aprendiendo en esta vida, por eso los invito a dedicar diariamente algunos minutos para repasar  lo que muchas veces decimos sin analizar las circunstancias.
El fútbol sigue y las personas del fútbol vamos cambiando para bien o para mal con los años y con las experiencias.
Escrito por: Gustavo López Cárcamo