Los datos del reportaje del colega Johan Umaña en la edición del domingo del periódico La Nación, nuevamente dejan al descubierto la escasa visión desarrollista que tienen los dirigentes de los equipos tradicionales de nuestro balompié.
Resulta que Saprissa, Herediano, Cartaginés no han utilizado ni un sólo minuto a un jugador sub21 en este torneo nacional. La Liga suma 258 minutos. Cantidad pírrica para las divisiones menores que supongo tiene Alajuelense.
Y ¿entonces? ¿Para adónde va nuestro fútbol?. Si los equipos predominantes que deberían formar más y mejores figuras no lo están haciendo.
Ahora es toda una sensación cuando un joven de 17 años debuta en primera división, algo que hace más de un decenio pasaba con regularidad. Y  no sólo debutaban, se volvían titulares y figuras de sus equipos. Cito uno: Rolando Fonseca. Ocasionalmente escucho a ciertos técnicos hablar de algunos prospectos que tienen. Lo malo es que nunca se atreven a ponerlos ya que están obligados por los dirigentes a campeonizar y ahí es donde ellos sacan la reconocida frase» los jóvenes ganan partidos, los experimentados campeonatos». Otra frase para no poner a los nuevos pines es, «no quiero quemarlo, le falta tiempo», y tal vez el muchacho ya acaricia los 20 años.En el mejor de los casos la media de jugadores ticos alcanzan la regularidad en la máxima categoría cuando tienen 22 años. A esa edad en países de Sudamérica ya están exportados a Europa.La escasa  o nula oportunidad que le dan a nuestros jóvenes en la primera división los equipos tradicionales podría pagarse caro a nivel de competencias internacionales en un futuro cercano. Fijémonos lo que costó regresar a un mundial sub 17. Recordemos lo que costó que  Joel Campbell jugara en Saprissa, la poca oportunidad que tiene Golobio cuando no está lesionado. Que hace Alajuelense con los jugadores que hace regresar del Carmen. Que quiere Herediano contratando tantos jugadores de años, que tampoco le dan campeonatos.

Después no lloremos porque se nos hace viejo el fútbol.

Ojalá que a varios muchachos de estos que nos clasificaron a Chile 2015 les den chance de incorporarse de inmediato al plantel de primera de sus equipos. Ellos son el futuro.

Yo quiero ver dirigentes más visionarios, técnicos más valientes y más oportunidades para futbolistas jóvenes.