Primero en Deportes
04 noviembre, 2018 - 8:33pm

Vinicius le dio una cara difente al Real Madrid

Solari con su segunda victoria al mando del club blanco

Vinicius evitó el desastre del Real Madrid en el Santiago Bernabeu contra el Valladolid en el primer partido de verdad de Santiago Solari como técnico blanco. Un disparo del brasileño que tomó la dirección de la banda rebotó en el cuerpo de Kiko Olivas para acabar dentro de la portería. Un gol de rebote que abortó un escándalo mayúsculo en el coliseo blanco, muy dolido con el equipo tras el 5-1 del clásico.

El técnico argentino no se ganó el aprobado y aumentó las dudas sobre si es el técnico ideal para reflotar la nave blanca y reconducirla en la Liga por su planteamiento del partido, aunque el equipo demostró sobre el césped que necesita un revulsivo que evite que la sombra de Cristiano Ronaldo se vaya alargando aun más. El resultado fue lo mejor de un flojo partido del Real Madrid, ansioso por las urgencias, en el que el cuadro blanco puso fin a cinco jornadas sin ganar en la Liga.

Vinicius y Solari recorrían hace 15 días los campos de Castilla de la Segunda B y este sábado se fundieron en un abrazo tras la acción del brasileño que rompió un empate que parecía que no iba a moverse nunca, a pesar de que el Alcaraz y Toni Villa estrellaran dos balones en el travesaño después de que Solari partiera al equipo metiendo en el campo a Isco por un incrédulo Casemiro.

El brasileño celebró el gol como si lo hubiera marcado él. Dio saltos de alegría, se besó el escudo y saludó a la grada como un torero. Cuatro minutos después, Sergio Ramos, silbado por la grada al inicio del partido, marcó de penalti el definitivo 2-0 que maquilla un partido en el que el Valladolid mereció mucho más.

Santiago Solari dio la alternativa en su once inicial a Asensio en perjuicio de Isco, y a Odriozola y Reguilón en los laterales, obligado por las lesiones en la zaga. El Real Madrid jugaba con lentitud de inicio ante un Valladolid bien replegado detrás. La conexión entre Asensio y Benzema propició el primer remate claro del francés a los cuatro minutos.

Vio la luz el Real Madrid tras el afortunado gol y se empeñó en evitar que se dijera que habían ganado de rebote. Karim Benzema fue objeto de un claro penalti de Calero y a pesar de que el jolgorio del Bernabeu pedía que fuera Vinicius el que lo lanzara, Sergio Ramos tiró de galones para agarrar el balón y marcar el segundo gol, que da un respiro al Real Madrid y permite superar en la clasificación precisamente al equipo pucelano.

Categoría
Noticias